jueves, 24 de noviembre de 2016

Los tira piedras conceptuales



El enemigo del sistema, muchas veces es aquel que no camina en línea recta. Un rebelde, una anomalía. Que puede dar un paso al costado, observar y opinar distinto. Un terrorista de los sistemas que otros crean para estar cómodos. Tipejos que no te imponen su opinión, sino que te cuentan que les parece la cosa en cuestión, para que solo escuches. Porque el que toma la decisión final es uno mismo, porque tu vida te pertenece amiguito.
Hace unos días escribí sobre Vidas plásticas, maniquíes y vidrieras, el tira piedras conceptual es un ser que interpela creando fisuras, grietas y mella en esa estructura esculpida para aparentar, sostener y atraer. La vidriera es un lugar donde te venden algo lindo, tiene un costo claramente. Pero jamás cuando lo sacan del depósito te muestran de donde viene, ¿importa? A mi sí. Así como existen los talleres clandestinos que hacen ropa con mano de obra esclava, muchas de la vidrieras que te venden algo, una idea, una religión, un causa en el fondo oculta algo. No todas, pero muchas sí.
El tira piedras no lo es todo el tiempo, aunque tiene un sexto sentido. Ese que les hace durar y preguntarse ¿Este tipo no puede ser tan bueno? Seguro oculta algo y la gran mayoría de las veces es verdad. Detrás de una persona que está en pose todo el tiempo existe un secreto siniestro, una mancha o una perversión. Un machista, un mata putos, un envidioso, un abusador, un racista o algo peor… un psicópata gestando algo.
El tira piedras se permite preguntar, hacer lo incomodo para saber que está ocurriendo y entiende que será declarado un villano y el enemigo por buscar la verdad. Porque el sistema de defensa de siempre para vidas plásticas, maniquíes y vidrieras es que el otro tiene la culpa.
Si, es nuestra culpa ver tu mentira, correr el maquillaje. Ver lo horrible que sos, que necesitas esconderlo porque ocultarlo te da ciertos beneficios. No pueden soportar lo horrible que son, por eso lo ocultan, se mienten y lo niegan. Porque aceptarlo es un problema, replantear su existencia. Entonces necesitan sobrevivir, la única forma de defenderse es que el tira piedras este a su nivel. Hay que ensuciarlo y llevarlo al mismo lugar que descubrió. Meterlo en ese barro.
¿Pero al tira piedras le importa?
El tira piedras sabe quién es, sabe de dónde viene y lo mejor de todo. No tiene la necesidad de aparentar lo que no es. No tiene miedo que lo indaguen, esconde cosas como todos. Pero son normales y sabe usar el tiempo que es un tirano. Cuanto más dura la mentira, más efectos destructivos tiene.
El tira piedras está condenado a ser odiado por muchos, esos que ven su esquema y zona de confort en peligro. Ese odio lo único que logra es alimentar al tira piedras, porque todo lo que está mal quiere hacerse pasar como justo y necesario. Todo lo correcto es anticuado, fuera del sistema y peligroso.
La verdad no es para todos, sino para los que se atreven a verla a través del cristal correcto. Hacer las preguntas indicadas y conocer las consecuencias de sus actos de rebeldía al no querer caminar en línea recta. No para hacer bardo, sino para cuestionar los valores, los métodos y los fines que intentan maquillar.

viernes, 18 de noviembre de 2016

Vidas de plástico, gente maniquí y seres vidriera


Tal vez después de leer esto…
Si te dijera que existe gente que vive en una realidad alternativa, como en una película o en una novela. Una realidad alterna dentro de esta realidad que transitamos, para mal o para bien, viajamos en ella. Una construcción de relato interno tan intenso que se convencen a ellos mismos que son algo que jamás fueron.
Elijen un objetivo, un sueño, una causa o algo que los haga aferrarse a la vida sin tener que sobrellevar lo que realmente son, sus fantasmas y demonios. Puro maquillaje para su monstruo interno hasta quedar cubierto por el aspecto soñado. Una fantasía que los deje olvidarse que son unos soretes, unos hijos de puta o unos garcas (cagadores).
Todo empieza cuando se usa una mentira para tapar algo que no nos gusta de nosotros mismos, ante la mirada del otro. Cada mentira es como reemplazar nuestra carne por un poco de plástico. TODOS MENTIMOS, todos disfrazamos un poco la realidad, todos maquillamos nuestro ser conceptual para el otro lo vea más bonito. Pero un día algunos cruzan un límite y construyen desde la mentira.
El peligro de construir una mentira, es que en algún momento se desmorona. Lo difícil de crear una realidad alterna donde sentirse cómodo, es quedar atrapado para siempre y jamás poder salir. Jamás poder diferenciar nuestra creación de lo que realmente pasa a nuestro alrededor y cuando el conflicto es muy fuerte…
Los estafadores en todas sus variantes, son personajes que pueden crear una realidad, vendértela, conseguir lo que necesitan y si son astutos desaparecer sin dejar rastro. Mientras otros quedan atrapados por capas de mentiras, una tras otra hasta convertirse en maniquíes. Plástico, fibra de vidrio o estructura que sostiene una hermosa prenda. Parados en grandes vidrieras vendiendo cosas que no viven, no creen y jamás entienden. Aunque las necesitan aparentar para seguir vivos, sentirse vivos y parte de algo, un movimiento, una moda, un estilo o un sin saber incomprensible.
Vidrieras, ideas o posturas que para el resto de la sociedad son lo correcto. Por aquello que hay que luchar, aunque no se crea en ellas porque como ha pasado desde que el mundo es mundo. Puertas para adentro, en el depósito donde nadie lo ve se guarda todo lo feo. Todas las vidrieras tienen un depósito sombrío.
Senadores que votan en contra del aborto y a escondidas llevan a su juvenil amante a una clínica a hacer una interrupción de gestación. El uso de las palabras es clave, en las realidades alternas. El tipo que marcha pidiendo justicia por su esposa asesinada y él la había mandado a matar. El estadista que maquilla números en beneficio de aquel o este político y el periodista que decide seguir el juego. El socio que anula facturas del sistema de facturación automático para retirar más dinero, fantasma, para su bolsillo. Los que te preguntan como estas y después cuando no estás susurran sobre ti.
Mucha más gente de la que creo vive en esas realidades alternativas, donde su moralidad está dictada por su ambición. Por los intereses, la falsa satisfacción de alimentar un deseo que se tiene por despecho a los originales. Como no podes serlo creas una realidad donde hasta vos crees que sos una copia del original. Pero en lo más profundo de tu ser siempre siempre sabes que sos una copia y tarde o temprano muchos se dan cuenta. Así que solo les queda ir trasladando su realidad por lugares y sin hablar del pasado, porque ahí la estructura hace agua.
… Ahora que terminaste de leer capas estés más atento a tu entorno.

lunes, 26 de septiembre de 2016

Los Imperdonadables

Destilar ácido catártico es más que un placer, sino un derecho. La iglesia como otras estructuras creadas por el hombre pregonan el perdón y la reconciliación, no apelando al acto de buena fe. Simplemente para que no nos matemos unos a los otros. La obligación al perdón, no debe estar y no existe. Porque al entender que esos seres, entre decadentes y de patéticas costumbres son en su construcción. Te libera por el simple pensamiento madurativo y comprensivo de la opción al perdón.
Traducción callejera: Siempre fuiste una mierda, un hijo de puta, pero no me di cuenta hasta ahora. Así que ahora no quiero saber nada con vos, ustedes, ellos o aquellos.
El perdón no es lo mismo que la aceptación, jamás serán lo mismo aunque algunos la confundan por el simple hecho del respeto, no al ofensor, sino a lo que uno mismo vale.
Lo cual es un proceso interno que no todos pueden hacer, se reproduce de distintas formas en cada individuo. Mientras que en otros esta conducta de pensamiento no logra generarse, y pasa. Son lo que quedan tullidos en su ser. Se puede perdonar, dar un nuevo comienzo con el recuerdo de lo que paso y el miedo a que vuelva a ocurrir. O se puede aceptar, soltar la carga sin miedo y sabiendo cuidarse para el futuro.
Traducción callejera: Podes ser un boludo que perdona, está herido y marcado para siempre con miedo al otro. O podes aceptar que lo que pasó viene de gente de mierda, que no va a cambiar. Aprender, crecer y ser mejor que ellos siempre es lo mejor. Avanzar y no quedar atrapado.El imperdonable, nace carente de moral que lo forme o lo pueda convertir en persona. Existe una naturaleza de enojo ante el otro cuando las cartas se revelan, porque el orgullo del imperdonable es parte de su naturaleza, es lo que lo motiva a hacer cosas porque puede y si no puede ingenia el método de elaboración de la canallada. Jamás se sentirá tocado desde el punto reflexivo y aceptar la culpa. Se ofenderá por ser descubierto lo que lo convierte en un ser aun mas rastrero que hará lo imposible por atacar, desacreditar, ofender, provocar a sus objetivos.
Traducción callejera: Nació así, muere así. Es gastar energía en algo improductivo que hay que reconvertir en utilidad para uno mismo.Existen límites, esas delimitaciones vienen de la moral y la educación de cada persona con la que se forjo durante su crecimiento. Saber la valoración de cada cosa que es un acto de grandeza. Mientras que la envidia es un acto de mezquindad del ser, un acto alejado de la solidaridad y la comprensión del otro. El imperdonable no tiene límite para lastimar, las consecuencias es algo que está bien y no interesa si el objetivo está cumplido. La satisfacción a veces es triple si el otro sufre, si el otro padece la fechoría. Si se marca para siempre, para no ser olvidado y ser visto con miedo. Disfrutar del logro del sangrado del alma ajena sin remordimiento. Porque es una palabra que es ajena.
Son personas que nacieron con el alma fétida y es un olor que ningún perfume o propaganda podrá ocultar, tarde o temprano.
Traducción callejera: Hijos de puta o fucking bastards que hay que dejar atrás.

viernes, 23 de septiembre de 2016

La mentira primaveral, en este hemisferio conceptual

Resulta que la gran mayoría de la gente que conozco espera la primavera, que termine ese cruel invierno. Entonces aparecen los que aman el invierno llorando por al redes sociales contando los días para que vuelva. Después estos dos grupos se quejan del verano, ahí es cuando aparecen los defensores del calor y todos concluyen que los que amamos el otoño somos emo.
Pero cuál es la cuestión, la llegada de la primavera que es una escusa para festejar. Porque con el frio todos estuvieron adentro en cerrados y como hay pocas horas de sol te deprimís. Resulta que unos estudios demuestran que la falta de sol deprime, pero yo no veo muy feliz a la gente del desierto campeón de los estudios científicos en internet.
La gente organiza salidas, ir a ver bandas y juntarse a comer en el parque. Casi siempre llueve y es una porquería enseguida así que no tenes muchas expectativas. En esta ocasión hubo sol, lo que hace que se convierta en una porquería más paulatinamente. Como con delay, ósea organizas y la mitad no va al encuentro ¿Por qué? Simplemente porque había otro plan mejor que el tuyo amiguito. Mejor recorrido, algún interés de índole romántico (o sexual), mejor comida o compañía.
Los mas jóvenes piensan en comer, tomar, hacer un deporte y ver una banda. La comida la mayoría de las veces en un sambuche desabrido de fiambre que compraste por ahí y le metes mayonesa, la misma que después se destapa en tu mochila o bolso convirtiéndolo en un desastre asqueroso. La bebida es gaseosa o algo con alcohol que terminas comprando por ahí, donde un comerciante lucra con el día de la primavera remarcando precios, porque los boludos compran igual. El deporte puede ser un futbol o un vóley mixto donde la cosa termina con algún lesionado que se caga la tarde a él y a un amigo que lo termina cuidando. En cuanto a la música la oferta siempre es variada, pero eso no quiere decir que termine siendo algo interesante, una banda como la gente, 30 por ciento de algo horrible, 20 por ciento de gente que empezó una banda y creen que son copados y el resto imitadores de su ídolo musical.
Los que están enamorados, o recién enamorados terminan cayendo en la trampa del florista que aprovecha la fecha para hacer unos pesos. Porque no hay nada más lindo que lucrar con el amor. Esperemos, hay algo mejor que es lucrar con el amor que no está. Ese muchacho que se gasta un billete en unas flores para una persona que no le corresponde y le rompen el corazón. Medio que se lo auto rompe, si elegís la primavera para conquistar o ligar es que tenes una fascinación por ser parte de una estadística negativa. Un tipo que conceptualmente le gusta saltar al vacío sin paracaídas porque cree en esos cuentos sociales impuestos hace décadas que ya caducaron por probada falla de ellos.
La primavera es una mierda, desde el punto de vista que se festeja el 21 de septiembre y el equinoccio es el día 22 de ese mes. Ya todo comienza con una contradicción que te está diciendo que el desastre esta a la vuelta de la esquina. Donde esta ese muchacho que lucra con las flores que usas para quedar con un boludo y rechazado el 99 por ciento de las veces. Feliz primavera iluso. 

martes, 30 de agosto de 2016

La cosmología urbana

Así como todo en la vida está llena de calificaciones y etiquetas, y así como en el cielo hay estrellas también existe una cosmología urbana. Una rara ciencia metafórica que intenta comparar a pequeños monstruos urbanos con la cosmología, otra versión de lo que venimos haciendo en este blog hace ya años.
Hay gente destinada a ser un cuerpo celeste, tener su órbita, su rotación y generar vida como la tierra. Organizarse y accionar en cuanto a su pensamiento. Mientras que otros están destinados, más que nada por elección a ser un satélite estéril girando alrededor de otro. A veces es una elección y otra una consecuencia. El problema es cuando se dan cuenta que son y no quieren serlo más.
Así como algunos planetas tienen un satélite, pueden tener varios o ninguno. La gente que se llama importante (algún político o rockero) que como Júpiter suele tener una gran cantidad de satélites que tracciona. Desde satélites con vida y del tamaño de un planeta a pequeños despojos de roca inerte.
A su vez muchas veces estas personas están insertadas en sistemas más grandes, porque existen personas que son estrellas en torno a la que giran varios planetas con sus satélites. Seguramente ya saben como sigue, existen diferentes tipos de estrellas como de personas. Hay gente que vive rápido e intenso como las novas, surgen, resplandecen y mueren. Como en el tarot entendamos la muerte como un cambio hacia ser una pequeña luz perdida en un inmenso espacio, desapercibida. Existen las supernova, la persona que es como este tipo de estrella a veces logra eclipsar galaxia con su luz. Mientras que otros son simples estrellas enanas, increíblemente densas, como esas personas.
Existe la gente solitaria que es como los astros errantes o planetas sin lunas, a veces vagando como los primeros y otras funcionando dentro de sistemas como los segundos. Otros son agujeros negros deseosos de tragarse la luz de otros, la vida de otros o el universo de otros.
Me pregunto un autor platense a punto de publicar un libro en estos días, ¿Por qué no abro mi corazón cuando escribo? No creo que este blog sea para ese tipo de cosmología personal. También recibo el pedido de que le deje de pegar arteramente al amor. Así que dejare una reflexión cosmológica de eso que llaman amor, una definición personal para probar que no soy un robot.
Las relaciones personales sentimentales pueden funcionar como un planeta y su satélite, a muchos les funciona, pero en mi ideal utópico no me llenaría. Tampoco ser el primer planeta de un sistema solar, ni tampoco los agujeros negros que se golpean en el centro de una galaxia. Para mi es mas como, un cometa de dos centros que gira por el espacio juntos, rotando entre sí buscando un rumbo a medida que forma su camino. Tanto errante como alrededor de un sistema. Porque no una estrella doble naranja, verde, amarilla, blanca o roja en forma de mezcla de cualquier de esos colores.
Después de este despliegue de dulce innecesario voy a martillarme un dedo para acordarme que este tipo de cosas hacen mal, aunque no se debe perder la esperanza.

jueves, 11 de agosto de 2016

Mierdecillas y gente de excremento residual

Este tipo de ser existe, es así como un ser que eclosiona de las consecuencias de juntarse con gente de mierda. Como a ellos los trataron mal durante un tiempo, ellos tienen permiso para tratarte como una mierda porque su pasado sufrido los justifica.
Por lo cual tenes prohibido enojarte con ellos, ¿Cómo podes enojarte con alguien que la paso tan mal? Usan palabras cuando te cansas de sus tratos como “me sentí superado/a por la situación” piden disculpas algunos. Disculpadores crónicos, total como descubrieron que es una palabra mágica la gastan hasta casi quitarle el sentido y es así algo como un papeleo burocrático social para zafar el momento.
¿Pero ser una mierda de persona es una consecuencia de su pasado? Claro que no, eso es lo que cree este mierdecilla (gracias España por estas palabras que suenan tan graciosas) que se justifican así. Ser un ser de mierda, un forro, un abusivo o como decimos acá en Argentina un sorete, es una elección personal. Ellos eran mierdas antes de experimentar las situaciones que los hicieron eclosionar, eran mierdecillas latentes esperando ser incubados. Se formaron bajo la opresión de gente de mierda que los término de formar, esperando subir peldaños, niveles o puestos. Para superar a la gente de mierda que los trataba mal para vengarse.
Si todo es tan toxico, te vas y zafas de ese lugar. Si fuera un laburo que necesitas para sobrevivir, aguantas y no te convertís. Porque no sabes quien sos, simplemente sos una persona definida por vos misma y segura. Buscas otra oportunidad y te vas.
Pero el mierdecilla se queda, se forma, se educa porque desea dominar a otro y someterlo. Porque necesita tener el control, el poder y en el encuentra la satisfacción de una vida vacía que solo tiene felicidad de lo mal que lo pasa otro.
La vida está llena de mierdecillas, de gente de mierda y tienen tanto poder como les demos. Lo mejor es reírse de ellos, hay que reírse de dejar el lugar dejándolos solos y sin entidad. Seguramente otro tomara el lugar, porque lo necesite o porque es un mierdecilla latente. Pero ese no es nuestro asunto.
Necesitan atención, generar miedo, controlar y poseer tu tiempo. ¿Por qué? Tienen sed, una que nunca se acaba y no existe forma de saciar. Están condenados a estar vacios y obligados a decir que están plenos, a mentirse a sí mismos.
Si los ignoras, los pasas por alto y los desautorizas se achican lentamente porque en el fondo tienen miedo de mostrarse como son de inseguros y patéticos. Todos conocemos a varios de estos, a muchos de los tantos animales de la fauna urbana que suelo describir. Muchos son descritos bajo un tinte gracioso en mi lenguaje, pero a estos me divierte lo patéticos que son porque empiezan arrastrándose y terminan construyendo castillos de opresión.
El mierdecilla empieza diciéndote que es un igual y termina denostando todas tus flaquezas para sentirse superior a vos, pero solo de la boca para afuera… 

viernes, 15 de julio de 2016

Jungla de cemento y garcas (traidores)

El garca propiamente dicho sabe de su condición a pesar de su negación, “¿Yo Garca?” Jamás reconocerá que es un cagador (traidor) porque va contra su naturaleza. Ni siquiera estando sentado en una bomba o bajo tortura lo admitiría.
El garca o traidor es un tipo amistoso a simple vista, con una sonrisa jovial y de charla llevadera. Amplio conocedor de varios temas de interés general. Saluda muy atento y podría ser cualquier hijo de vecino. Pero un detalle que uno no nota cuando lo conoce es que él o ella, te está evaluando. En su mente, que en la mayoría de los casos es retorcida piensa; ¿Vos me vas a servir para algo?; “Si sirve lo quiero de mi lado”; “si es un garca me lo tengo que sacar de encima, aunque no perder contacto (todo garca necesita a otro garca en otro momento)”; “tengo que fijarme que no sea competencia”; entre otras cosas pasan por su cabeza.
La mayoría de los garcas intentan laburar en lugares donde puedan pisar a otros, subir peldaños o abusar de la condición que poder. Digamos que el Forro es aquel que abusa de su condición de poder hacia otro, pero no es ni será el jefe de todo en una empresa. No le da la nafta para llegar a esa posición de poder y aprovecha de la que obtuvo para vengarse de cuando a él le hicieron lo mismo. Mientras que el garca, bueno, algunos de ellos tienen como talento de ser forro tanto por delante o por detrás de la cara de pópulos.
El garca que se aprecia de serlo, siempre entra en círculos donde tiene la posibilidad de ser el “pez grande de la pecera”. Un garca no se mete donde ya hay otro que sabe que puede detectarlo y neutralizarlo, es muy arriesgado. El garca es cagon de frente y el más valiente por detrás, de ahí viene su técnica legendaria “apuñalar por la espalda” y eso pasa sin que te des cuenta. Como dije, el garca es cagon por lo cual cuando se lo increpa en una discusión, desconoce el problema y lo minimiza. Se hace el boludo claramente. El nivel de garca se puede medir con el nivel artístico que tiene para hacerse el desentendido y como sale de esa situación haciéndose el bolas tristes. Tenes al que sale dando vuelta la tortilla con una dialéctica y retorica digna de un vendedor. Esta el que contraataca ofendiéndose y en su manipulación da vuelta el asunto hasta hacerte pensar que sos el malo de la película. El género del garca también le da ciertas características, el hombre abusa de su condición patriarcal cultural y disfruta en muchos casos enfermizamente de manipular, usar y abusar de mujeres. Mientras que la mujer usa su debilidad de género biológica como arma para manipular, usar y abusar de hombres desde el amigo herramienta, el amigo consolador y el esclavo enamorado.
¿Cómo detectar un garca? ¡Si lo supiera lo patentaría!
Aunque es mejor prevenir que curar, dice la frase. Desconfía de la gente extremadamente amable, de la gente que solo te llama cuando tiene problemas, de las hombres/mujeres que te hablan cuando se pelean con su pareja y se separan, de las que te venden un discurso que todos somos iguales, básicamente desconfía y confía en tu empatía para sobrevivir.
Pero es inevitable mi estimado amiga/o cruzarte con unos cuantos durante la vida, a veces es preferible perder al desgaste mental de combatirlos.